El juramento por el agnosticismo ágil.

//El juramento por el agnosticismo ágil.

 

He firmado el Juramento por el agnosticismo ágil (The Agnostic Agile Oath). Lo he hecho porque estoy convencido de que todo lo que propone es correcto y necesario.

A continuación os dejo la traducción que he realizado del mismo:

 

 

Soy un practicante del agnosticismo ágil. Adapto y ajusto la agilidad a y para mi cliente, incluso si esto significa mejorar o adaptar cualquier marco dado en el grado que ello beneficie a mi cliente. Mi cliente puede ser la empresa para la que trabajo, el cliente y/o cliente final que está recibiendo mis servicios o incluso otros profesionales ágiles con los que estoy trabajando.

Me esforzaré por mantener la ética, la conducta y el respeto adecuados entre mis compañeros practicantes ágiles y los entusiastas del marco para asegurar que mi cliente esté obteniendo valor sin importar qué vehículo esté utilizando para entregar ese valor. Reconozco que debería ser un aprendiz de por vida y comprometerme con la mejora tanto a nivel profesional como personal.

Busco cumplir, con lo mejor de mi capacidad y juicio, este juramento:

  1. Poner a mi cliente primero haciéndolos independientes.

Voy a poner los intereses de mi cliente en primer lugar porque es para eso que me han contratado. Les ayudaré a comprender profundamente la mentalidad, los principios y los valores ágiles en lugar de sólo los específicos del marco. Haciendo esto, les “enseño a pescar” y les empodero moviéndolos hacia la independencia, en lugar de crear dependencias.

  1. Hacer lo mejor que pueda, complementando la teoría con la experiencia práctica.

Aplicaré mi mejor conocimiento disponible y los aprendizajes de prácticas lean y ágiles según mis habilidades actuales lo permitan. Tal conocimiento y aprendizaje pueden venir de mi propia experiencia o de cualquiera de los buenos aprendizajes establecidos por otros marcos que mejor se adapten a las necesidades de mis clientes y su contexto. Siempre trataré de asesorar basándome en un equilibrio saludable entre la teoría y la experiencia práctica

  1. Adaptar la agilidad al contexto.

Reconozco que hay arte en nuestra práctica lean y ágil, la cual está impulsada por evidencias empíricas, y que la inteligencia emocional, la comprensión del contexto del cliente y los niveles de madurez del cliente pueden superar la adopción de cualquier (aspecto de un) método o marco aun cuando ese (aspecto de un) método o marco podría ser la cosa más “ágil a hacer”. Puedo hacer lo que el cliente necesite en lugar de impulsar lo que no se necesite.

  1. Comprender las restricciones que obstaculizan y trabajar para eliminarlas.

Respetaré el contexto único de mi cliente y me esforzaré, de la mejor manera que sepa, para eliminar cualquier restricción que obstaculice la agilidad.

  1. Compartir, aprender y mejorar.

Con mucho gusto compartiré honestamente mi propio conocimiento y experiencias, tanto con otros compañeros practicantes como con custodios del marco, ayudando a mejorar continuamente nuestras prácticas comunes lean y ágiles. Esto incluye proveer retroalimentación constructiva dónde y cuándo sea apropiado de la manera más respetuosa, para que todos puedan beneficiarse del aprendizaje y la mejora continua.

  1. Respetar otros marcos y a sus practicantes.

Respetaré otros marcos y el valor que ofrecen y respetaré a los que los practican y a los que han ayudado a crearlos y mejorarlos.

  1. Reconocer lo que no sé y buscar ayuda.

A veces, cuando sienta que un problema o reto puede estar más allá de mi conocimiento o capacidad actual, no importa cuán pequeño o grande sea, admitiré valientemente que “no sé”. Me comprometo a preguntar a mis compañeros practicantes para pedirles ayuda y guía si las habilidades o la experiencia de otro fuese beneficiosa a mi cliente.

  1. Nunca engañar ni tergiversar.

Nunca engañaré al afirmar que sé algo cuando no es cierto y nunca tergiversaré ni ocultaré ninguna opción o posibilidad que pudiese beneficiar a mi cliente.

  1. Recordar que la agilidad no es el objetivo final.

Recordaré que alcanzar la agilidad no garantiza un mejor resultado para mi cliente, y que, en algunos casos, otros enfoques más tradicionales podrían ser mejores debido al clima y al contexto actuales.

  • Reconocer que el dogmatismo no es ágil.

No seré dogmático cuando se trata de marcos o métodos lean o ágiles porque el dogmatismo no es ágil, no beneficia a mi cliente ni a mi comunidad, ni se presta a mejorar continuamente mi propia práctica. Por lo tanto, me esforzaré implacablemente en alejarme y evitarlo.

  • Reconocer que hay más ágil que ágil.

Reconozco que el camino a la agilidad a veces se necesitará a sí mismo para ser construido, de modo que podamos comenzar o continuar nuestro viaje. La construcción de este camino puede incluir prácticas como el coaching a personas y la organización, la aplicación del pensamiento lean y la gestión del cambio organizacional. Por lo tanto, busco aprender y dominar todo lo que se requiere para hacer el camino a la agilidad un camino seguro.

  • Dar a la comunidad tanto como ella me ha dado.

Recordaré que soy un miembro de una comunidad de practicantes lean y ágil. Me esforzaré para ayudar a mejorar mi comunidad y aprender de ella, ya que puede aprender de mí y al hacerlo, en última instancia, será beneficioso tanto para los practicantes lean y ágil como para cualquier cliente.

 

By | 2017-07-24T22:35:47+00:00 Julio 24th, 2017|Agile|0 Comments

Leave A Comment